mayo 26, 2024

Una fuerza laboral equilibrada: las empresas mexicanas y la inclusión

Compartir

La economía mexicana ha sorprendido a muchos pronosticadores, con un crecimiento del PIB del 3,6% el año pasado, que la situó en el cuarto puesto de América Latina. Sin embargo, si el país quiere seguir creciendo, una de las cosas importantes es aumentar la presencia de mujeres en la población activa. Diversos estudios han demostrado que si más mujeres mexicanas accedieran a empleos formales, el PIB del país crecería un 15% de aquí a 2030. Los sectores público y privado ya han dado algunos pasos hacia la promoción de la igualdad y la inclusión, pero aún queda mucho por hacer. Este artículo explora cómo los logros recientes pueden actualizar a las empresas en México que buscan mejorar sus políticas, lo que aún queda por hacer y cómo las empresas pueden ayudar a que esto sea una realidad.

Si bien es evidente que la inclusión de las mujeres es un objetivo que vale la pena para cualquier empresa en cualquier país, múltiples estudios, entre ellos McKinsey 2023, también han demostrado que la mayoría de las empresas, que representan el 60%, han aumentado sus compromisos financieros y de personal hacia la diversidad, la equidad y las iniciativas de inclusión. Además, casi tres cuartas partes de los líderes de RR.HH. destacan el papel fundamental de la DEI en la configuración de los logros futuros de sus empresas.

En lo que respecta a México en particular, un reciente informe del FMI destaca cómo las medidas eficaces para reducir las disparidades de género incluyen políticas fiscales específicas y reformas legales. Éstas abarcan garantizar la igualdad salarial por un trabajo comparable, mejorar el permiso parental e impulsar las inversiones en atención sanitaria materna y cuidado infantil. Además, implica abordar las diferencias educativas, reforzar las estrategias presupuestarias de género y recopilar datos basados en el género sobre los resultados socioeconómicos. Además, es necesario permitir el pleno acceso de las mujeres a las pensiones públicas y reducir la carga del trabajo no remunerado de cuidados familiares.

Aunque las empresas ya pueden tomar nota de estas sugerencias a la hora de aplicar sus propias políticas inclusivas, también es importante que las que operan en México conozcan y ayuden a aplicar los recientes cambios legislativos que han dado prioridad al bienestar de la mano de obra femenina.

Recientes reformas gubernamentales han incluido el permiso menstrual (aunque sólo aplicable en algunos estados y para empleados públicos), la ampliación de los días de vacaciones y un aumento del 20% del salario mínimo. El gobierno mexicano también ha declarado que una mayor inclusión de la mujer es una prioridad para el desarrollo del país. Sin embargo, no puede corresponder al gobierno impulsar el cambio, las empresas también deben poner de su parte. México aún se encuentra en una situación en la que las mujeres ganan entre un 13% y un 26% menos que sus homólogos masculinos por las mismas tareas, y en la que las mujeres están infrarrepresentadas en todos los niveles de una empresa, ya que sólo representan el 10% de los directores generales y apenas el 7,5% de todos los puestos del Consejo de Administración en las empresas más grandes.

Para abordar estas cuestiones, las empresas deben aplicar medidas proactivas. Por ejemplo, Mphasis, una empresa que ha ampliado su presencia en México, ha puesto en marcha algunas iniciativas para promover la inclusión en otros mercados. Ejemplos de ello son Womentoring, un programa centrado en el seguimiento y la formación de las empleadas de la organización para que asuman funciones de liderazgo emparejándolas con un mentor que tenga una carrera establecida en el campo elegido por la participante. Otro programa de éxito ha sido LEADHER, en el que se ayuda a las empleadas a avanzar en funciones de liderazgo motivándolas para que rompan estereotipos y se comprometan con el autodescubrimiento, las dinámicas de comunicación y la creación de redes. La empresa también ha puesto en marcha Leapvantage, un programa de coaching para perfeccionar las habilidades de liderazgo de las mujeres a través de una iniciativa de aprendizaje reflexivo, creada específicamente para mujeres profesionales de alto potencial con sesiones de coaching a cargo de profesionales de alto nivel junto con círculos de aprendizaje colaborativo.

Otra forma en que Mphasis se esfuerza por crear un lugar de trabajo más integrador para las mujeres es mediante campañas específicas en determinadas regiones para contratar a mujeres que hayan interrumpido su carrera profesional. Aunque mantener el equilibrio entre la vida laboral y personal es necesario para todos los miembros de la empresa, puede ser especialmente importante cuando se trata del cuidado de los hijos. Las empresas no sólo deben aplicar políticas de trabajo flexible, sino también reconocer la importancia de ofrecer oportunidades a las mujeres que desean reincorporarse al mercado laboral tras una interrupción de su carrera.

Las empresas también pueden tomar la iniciativa suscribiendo acuerdos internacionales, como los Principios de Empoderamiento de las Mujeres de las Naciones Unidas, de los que Mphasis es signataria. Establecer objetivos transparentes y alcanzables para la igualdad de género en toda la estructura de la empresa es también otra forma en que las empresas en México ya pueden ayudar a impulsar la inclusión de las mujeres más allá de la legislación vigente.

Además, la empresa se ha fijado objetivos clave para los próximos dos años, entre ellos aumentar la proporción total de mujeres en su plantilla hasta el 40% en 2025 a escala mundial.

Está claro que aún queda mucho por hacer, tanto por parte del sector público como del privado, para que las futuras mujeres líderes y trabajadoras altamente cualificadas de México ocupen los puestos adecuados, pero a nivel de concienciación, parece que se están produciendo avances. Por ejemplo, según McKinsey, 80% de los empleados encuestados en 2022 dijeron que sus organizaciones están comprometidas con la diversidad de género, frente a 68% en 2017, mientras que 60% dijo que la diversidad contribuye a un mejor ambiente de trabajo. Aunque es claro que hay avances, con un número creciente de trabajadores reconociendo el compromiso de sus empresas con la diversidad de género, es crucial tomar medidas concretas. Las empresas deben traducir los compromisos en resultados tangibles estableciendo objetivos de inclusión alcanzables. Las políticas transparentes y los objetivos medibles no sólo atraen y retienen a las mejores mujeres líderes, sino que también contribuyen al desarrollo a largo plazo de México, beneficiando a todos los ciudadanos.

About The Author

Related posts